Me gusta cuando blogueo porque como que queda todo compartido

Tengo una relación ambigua con el verso de Neruda que parafrasea este post pero siempre encuentro variables que me parecen simpáticas, como la del título por ejemplo.

Como ya he contado en otras entradas estoy cursando, a través de internet, el curso “Ciclo de formación en producción de contenidos y ambientes digitales educativos” y aunque este blog probablemente vuelva a caer en el olvido una vez que lo termine, la gran reflexión final del primer módulo del curso es justamente esa: me gusta cuando blogueo porque como que queda todo compartido. Quizás esa sea una buena razón para seguir blogueando pero me gusta más pensar en que más que nada es un cuaderno de notas para uno mismo. Si además le sirve a otro, bien. Pero la idea de un registro es porque todo el tiempo que estamos en internet, vemos información valiosa por lo que nos aporta para el futuro análisis de nuestros problemas o porque experimentamos belleza y felicidad cuando nos la encontramos, pero esa información a veces queda sepultada en la montaña de links guardados por todos lados. Ordenar nuestro archivo personal de informaciones lindas y valiosas es un buen objetivo para un blog. Algo de todo eso es lo que me permitió pensar este curso.

Hace unos días terminamos el primer módulo y el resultado desde mi punto de vista ha sido bastante satisfactorio. En primer lugar porque, como ya dije, me ha obligado a participar activamente en mi propio blog y porque, además, me ha permitido conocer y usar diferentes recursos educativos que de otra manera no hubiera conocido.

Una de las cosas que más valoro de los cursos que hago es que el proceso de hacerlos dé como resultado la sistematización de alguna de las millones de ideas que uno puede tener con el objetivo de ponerlas en práctica. Por esa razón, ha sido extremadamente útil para mi la ultima actividad de este módulo en la que he sistematizado un proyecto, nada pretencioso por cierto, de un blog para una biblioteca.
Sabemos que la práctica y la teoría se reclaman mutuamente y que cada vez que estamos haciendo algo no estamos reflexionando sobre ello. Por lo tanto, los momentos de reflexión y sistematización sobre lo que hacemos y podríamos hacer tienen el valor de ser instancias que enriquecen la practica porque uno vuelve a ella con nuevas hipótesis de trabajo y nuevas herramientas para martillar la realidad.

Durante el curso abordamos cuatro unidades que se han centrado en un concepto en particular. A continuación hago una lista de las unidades con sus conceptos y en los que dejo linkeados videos que los abordan.

El concepto más importante de la unidad uno es: alfabetización digital, la cual podría definirse como la capacidad de buscar y procesar información de modo crítico mediante el uso de la computadora durante toda la vida.

El concepto más importante de la unidad dos es: aprendizaje conectivo, que no es otra cosa que aprender con otros conectados a través de internet.

El concepto más importante de la unidad tres es: los entornos personales de aprendizaje, entendidos como lugares en la web en los que podemos construir un mapa de nuestros conocimientos.

El concepto más importante de la unidad cuatro es: entornos digitales de aprendizaje, definidos como lugares en la web en los que podemos establecer relaciones con otros mediadas por el conocimiento.

Anuncios
Me gusta cuando blogueo porque como que queda todo compartido

Coser y cantar

A las tejedoras nos encanta presumir de que mientras tejemos podemos hacer otras actividades.  Algunas muy fáciles como mirar películas y otras mas difíciles como leer.

Yo puedo hacer algún intento en leer mientras tejo pero lo cierto es que no lo hago nunca. Lo que sí hago es resolver trabajos prácticos mientras tejo, aunque mientras tipeo no tengo las agujas en la mano hago las dos cosas al mismo tiempo.

En este momento estoy tejiendo este bello, bello, bello pulover y al mismo tiempo estoy atrasadísima con las tareas de unos cursos que estoy haciendo. Para hacer las dos cosas y que el tiempo no pase sin tener nada avanzado divido mi tiempo en módulos de media hora y cada módulo en dos secciones de quince minutos. Durante quince minutos tejo y durante quince minutos resuelvo las tareas. Luego de eso me tomo un recreo que no siempre tengo la disciplina de cronometrar, también, en quince minutos.

Además, algunos materiales de los cursos son videos, en ese caso tejo mientras hago el trabajo practico. Es la gloria estudiar así.

La tarea del curso es la realización de un mapa que represente mi personal learning environment. El resultado es un poco pobre estéticamente hablando, la verdad sea dicha. Saco información de los sitios que ahí menciono y via internet no la comparto mucho que digamos. Más que nada la uso para hacer cosas en mi vida away from keaboard como dicen los pibes de piratabay.

https://www.mindmeister.com/maps/public_map_shell/704412240/mi-ple?width=600&height=400&z=auto&presentation=1

Coser y cantar

Ciclo de Formación en producción de contenidos y ambientes digitales educativos

busqueda_internet

En algún punto de nuestras opiniones sobre el mundo todos llegamos a la conclusión de que hay algo que está mal en el modo en que todo está ocurriendo, en cómo vivimos, en cómo nos relacionamos. Y a la vez todos sospechamos que las posibles soluciones implican pensar en cómo nos educamos. No hay solución posible a los males que nos azotan sin modificaciones en lo que estamos haciendo para educarnos.

Recurro a la rae para ver lo que dice en la entrada de educación: crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes. Me parece que la rae se queda corta y podría reconsiderar la posibilidad de que educarnos no parece ser algo que termina con la juventud. (O debemos asumir que la rae basa su definición de educación en el ideal de eternamente jóvenes?) Como sea, a la rae quizás le venga bien mirar la charla de Cristobal Cobos que Paola Dellapiane postea en su blog.

Hoy más que nunca educarnos es algo que no termina con la juventud y la razón es la existencia de cada vez más personas -a quienes podríamos considerar ancestros lejanos de los inmigrantes digitales- con computadoras como principal artefacto con quienes comparten sus horas. (Sí, para mí mi computadora es un alguien copado con quien vivo.)

Pienso en mi vieja o en mi suegra por ejemplo. Dos mujeres de más de 70 años a quienes intenté solucionarles sus problemas con tecnología. Les compré a cada una de ellas unas maravillosas pcs, -incluso a mi suegra le instalé linux-, les abrí un facebook, les mostré youtube y las insté a que armen en un cuadernos sus listas de intereses (es asombrosa la ignorancia que tenemos sobre nosotros mismos), porque a diferencia de la televisión ellas mismas definirían el contenido que verían.

Algunos de los efectos que eso tuvo es que tanto mi vieja como mi suegra prefieren charlar con sus nuevos amigos a conmigo, y eso para empezar es alegría para las tres y para terminar ahora cuando charlamos lo hacemos en torno a cosas interesantes que vimos en internet.

Cristobal Cobo dice en este video que va a hablar de sus reflexiones sobre en qué medida el uso intensivo que hacemos de las tecnologías, estructura, ajusta, desdibuja nuestras prácticas sociales. Y yo entiendo que me va a comentar, desde un discurso académico, cómo es que a mi vieja, a mi suegra y a mi nos cambió la vida.

Su charla aporta muchos datos estadísticos interesantes y aborda esa pregunta según dos ejes: las brechas de acceso y uso de las tecnologías y los nuevos alfabetismos que suponen en los humanos.

La brecha de acceso es la diferencia entre aquellos que tienen o no acceso a una conexión a internet. Por ejemplo, a mi madre y a mi suegra les eliminé la brecha comprándoles unas compus re piolas.

Acá tengo un dato curioso, por una extraña razón primero consideré que para mi suegra era mejor una tablet y empecé por eso. No fue tan desastroso, funcionó de alguna manera pero el touch como la acción corporal requerida por parte del humano para que la tecnología haga su magia era de una complejidad innecesaria en este caso y por lo tanto incómoda.

Cristobal Cobo dice sobre esta curiosidad que no importa el dispositivo porque es efímero y que lo importante está en aquello que se requiere para hacer que uno mismo funcione con cualquier dispositivo. Es decir, hay algo que el dispositivo necesita que no está en él mismo sino en nosotros, lo cual nos coloca de lleno en el segundo eje: los nuevos alfabetismos que, en mi opinión, se relacionan íntimamente con la brecha de uso.

La brecha de uso, como la de acceso, es una diferencia pero esta vez entre los usuarios de la tecnología y está determinada por el nivel de alfabetización alcanzado por el usuario. En su forma básica esa alfabetización es la capacidad que tiene el usuario de aprender a aprender. Cobo señala que las diferentes alfabetizaciones que estas tecnologías requieren son: alfabetización en producción de contenidos por parte de los usuarios, distribución que estos contenidos pueden tener al multiplicarse las fuentes y libre circulación de los contenidos.

Mi suegra insiste en que no sabe usar youtube y me pide que le explique. Tardé varias explicaciones hasta que entendí que lo que estaba diciendo es que no sabe qué buscar. Y esta no es una conclusión apresurada, ella puede leer y tipear, sabe como abrir el explorador, buscar la pagina de youtube en favoritos o googlearla, sabe que una vez dentro de youtube puede usar la lupa para buscar algo específico o puede mirar los videos que youtube mismo le ofrece en base a cualquier algoritmo, aunque esta ultima opción casi nunca le resulta interesante. Entonces ¿por qué dice que no sabe usarlo? Porque aprender a aprender y la adquisición de las alfabetizaciones mencionadas por Cobo implican un cambio cultural que está ocurriendo pero que en ella aún no había empezado ya que esto es una exigencia del uso de las nuevas tecnologías.

Me pregunto si algunos de los profesores que mi madre y mi suegra tuvieron en su juventud podrían haber anticipado este presente para ellas. Mi sospecha es que no de la misma manera que no podíamos anticipar nosotros el futuro. Quién podía imaginar que algunas personas le robaríamos tiempo a esa novela fascinante que estamos leyendo para darle al botón me gusta en el facebook?

Aprender a navegar los mares informacionales analizando la información que encontramos para encontrar la que buscamos es una cosa que hace poco esta haciendo la humanidad (y muy poco mi vieja y mi suegra). No obstante parece una actividad muy nueva que a la vez carecerá de caducidad. La escuela debería ocuparse de esas cosas alertándonos de que el futuro viene por cualquier lado insospechado y que las que respuestas que tengamos que dar serán inéditas mezclas de cosas que leímos y compartimos en internet ayer, justo cuando seguíamos educándonos… a los 72 años.

Ciclo de Formación en producción de contenidos y ambientes digitales educativos

hola mundo cruel

Yeap, otro blog sobre los intereses aburridísimos de una persona intrascendente. Es sensato sugerir que nadie debería entusiasmarse tanto cuando llegue acá.

Esto es un cuaderno de notas, nada más. Lo que tiene de bueno es que escribirlo me da la oportunidad de  pasar tiempo mirando, leyendo o escuchando cosas que me gustan. Por ejemplo, voy a aprovechar la oportunidad de esta presentación para ir a mi biblioteca analógica y revolver, revolver, revolver hasta encontrar Plataforma de Michel Houllebecq. Me quedo un rato hojeando, releyendo, hojeando de nuevo, relendo un poco más hasta que llego a la pagina 311 y leo en voz alta:

Alquilé una habitación en Naklaud Road, un poco  apartada de la agitación de la ciudad. Había aire acondicionado, un frigorífico, una ducha, una cama y algunos muebles;  el alquiler era de tres mil bath al mes, algo más de quinientos francos. Le comunique a mi banco la nueva dirección y escribí una carta de dimisión al Ministerio de Cultura.

En general ya no me quedaba mucho por hacer en la vida. Compré varias resmas de papel de 21 x 29,7 para intentar poner en orden los elementos que la constituían. Eso es algo que la gente debería hacer más a menudo antes de morir. Es curioso pensar en todos esos seres humanos que viven una vida entera sin hacer el menor comentario,  la menor objeción, la menor observación. No porque esos comentarios objeciones u observaciones vayan a tener un destinatario o un sentido cualquiera; pero a fin de cuentas me parece preferible hacerlos.

Eso quiero, hacer observaciones, poner en orden información que me parecen relevante, comentar el mundo en que vivimos, las cosas que hacemos, y más que nada siempre que pueda lo que más me gustaría es objetar.

Los temas que me interesa documentar son: tejido, meditación, astronomía, películas, series, documentales, fotos, la vida de personas geniales que convierto en mis ídolos rápidamente y cualquier cosa que me se me cruce en el camino y me encante o me fastidie.

 

hola mundo cruel